INCREÍBLE PERO CIERTO: KING KONG SE HABRÍA EXTINGUIDO POR CULPA DE LAS “CARIES”

Y aunque suene un tanto “freak” el título de este post, ésta es la conclusión a la que llegó Yingqi Zhang, autor principal del estudio e investigador de la Academia China de las Ciencias, cuyo informe fue publicado por la Revista Especializada ‘New Scientist’.

El Gigantopithecus, una especie de primates de unos tres metros de altura que habitó regiones de Asia Oriental entre hace un millón y 300.000 años, pudo haberse extinguido debido por falta de higiene dental derivada de la variación de su dieta, supuestamente propiciada por los cambios climáticos.

Una dieta a base de frutas, escasa en nutrientes y rica en azúcar y ácidos que deterioran los dientes, pudo haber sido la causa de la extinción de los simios gigantes de la faz de la Tierra, según revela un nuevo estudio.

Tras la elevación de la meseta tibetana, explica Yingqi Zhang, autor principal del estudio e investigador de la Academia China de las Ciencias, el bambú, el ingrediente principal y predilecto de la alimentación de estos primates, pudo haber desaparecido debido al cambio de temperatura, lo que obligó a Gigantopithecus recurrir a las frutas.

El análisis de 17 dientes fósiles de al menos 400.000 años de antigüedad sugiere que su profunda erosión pudo deberse a las frutas ricas en ácidos que erosionan el esmalte, dice Zhang.

No obstante, otros antropólogos se muestran escépticos ante esta teoría. Kornelius Kupczik, de la Sociedad Max Planck de Antropología Evolutiva, duda que la comida fuera la causa de la extición de la especie. “Los chimpancés comen frutas que son extremadamente amargas o ácidas”, señala explicando que esto no afecta mucho a sus dientes.

El gigantopithecus que probablemente convivió con el Homo erectus, sigue siendo un enigma científico. Ni siquiera su enorme tamaño ha podido ser verificado, ya que no se han hallado restos óseos de especímenes completos, más allá de numerosos dientes y tres huesos de la mandíbula.

Fuente
New Scientist