¿SU HIJO RESPIRA POR LA BOCA? SÍNDROME DEL RESPIRADOR BUCAL.

El respirador bucal es físicamente incapaz de respirar por la nariz. El objetivo del tratamiento odontológico (Ortodoncista) y multidisciplinario (Kinesiólogo, Fonoaudiólogo, Neurólogo) es modificar la estructura bucal para permitir la respiración correcta a través de aparatos fijos o móviles.

Como consecuencias el respirador bucal sufre desde problemas respiratorios serios hasta problemas cardíacos.

Signos y Sintomas.
El respirador bucal tiene algunas características básicas que permiten su diagnóstico de forma fácil, tanto por profesionales como por familiares en la mayoría de los casos. Es importante recordar que cuanto más una persona respira por la boca, peor es el cuadro general de salud.
• Ojeras.
• Dormir con boca abierta.
• Ojos cansados.
• Escaso desarrollo del tórax.
• Lengua laxa.
• Labio superior corto y normalmente mostrando los dientes.
• Labio inferior laxo.
• Incisivos superiores hacia adelante.
• Dientes apiñados.
• Paladar profundo.
• Arcada dentaria superior estrecha.
• Facilidad para hacer caries.
• Sensación de boca seca.
• Gingivitis (inflamación de las encías)

Dolencias relacionadas.
Algunas patologías que pueden afectar las vías aéreas son:.
• Rinitis
• Sinusitis
• Otitis
• Amigdalitis a repetición
• Hipertrofia de adenoides
• Asma
• Alergias respiratorias

Alteraciones del comportamiento.
Debido al poco intercambio de oxigeno a nivel pulmonar durante el sueño, el paciente Respirador Bucal también ve afectado su comportamiento psicológico del individuo que normalmente presenta las siguientes características
• Ansiedad.
• Irritabilidad.
• Impulsividad.
• Dificultades de concentración (que llevan a un mal desempeño escolar).

Disturbios del sueño.
El problema es que esta respiración bucal no se limita a ser incómoda sino que puede provocar disturbios serios como problemas del sueño:
• Terror nocturno (el niño se levanta llorando sin causa aparente).
• Pesadillas.
• Sueño agitado.
• Somnolencia durante el día.
• Despertar cansado.
• Apnea del sueño.

Disturbios alimentarios.
El respirador bucal tiene una difícil tarea de comer y respirar por la boca al mismo tiempo.
• Obeso: cuando el niño come grandes cantidades; coloca mucha comida en la boca, mastica poco y traga rápidamente para poder respirar de nuevo, generalmente bebiendo grandes cantidades de líquido.
• Delgado: coloca pequeñas cantidades de alimento en la boca, mastica mucho y come pocas cantidades. Esta combinación normalmente deja al niño extremadamente delgado.

Problemas postulares.
• Cabeza inclinada para atrás.
• Hombros inclinados para adelante (cifosis).
• Pecho para adentro.
• Abdomen para afuera (lordosis).
• Pie plano.

Intervención del Odontólogo.
La persona con este síndrome tiene una autohigiene deficiente ya que la saliva al tener la boca abierta se seca, lo cual impide una buena autoclisis. Esto acompañado de una mala higiene por parte del individuo puede causar fácilmente caries.
• Ortodoncista: modifica la estructura bucal para una correcta respiración, a través de aparatos ortopédicos fijos o móviles. Trata los problemas de: compresión de maxila, rotación posterior de la mandíbula, mordida abierta y cruzada, dientes vestibularizados (hacia adelante)
• Tratamiento en niños: rol interceptivo; trata de que el problema se revierta durante el desarrollo.
• Expansión de maxila: se puede utilizar una placa de expansión, disyunción palatina, ejercicios con pantalla oral para estimular los orbiculares de los labios y el elevador del labio superior y placa vestibular de acrílico.
• En adultos: rol correctivo; se usan frenillos fijos y en algunos casos cirugía.

Que debemos observar en el niño?
• Vea si ronca en forma exagerada
• Ojeras
• Mal dormir
• Deja la almohada mojada con saliva
• A veces presenta ahogos en la noche acompañado de pesadillas (estas son un método defensivo del organismo para despertar al niño ante una falta de oxigeno)
• Tiene un caminar cansino, con la cabeza hacia adelante
• En la boca, es evidente una mala mordida y los dientes se encuentran como apretados y con falta de espacio para posicionarse
• También tienen un sangrado muy frecuente en las encías.

Si su hijo presenta algunos de estos signos, el medico, lo podrá referir a los especialistas indicados o un ortodoncista, lo podrá guiar en el tratamiento adecuado para su hijo.

Dr. Javier Retamal V.
Esp. Ortopedia y Ortodoncia
Esp. Rehabilitador Oral

Fono (45) 2323278
contacto@dentalsanenrique.cl